Quiropráctica para embarazadas

No existe ningún otro momento en la vida de una mujer donde la increíble capacidad de adaptación del cuerpo humano se ponga en mayor evidencia como durante el embarazo. Los cambios fisiológicos que acompañan al embarazo son asombrosos. Estos cambios se dirigen a crear un ambiente óptimo para el desarrollo del embrión.

Desafortunadamente, a medida que el embarazo va progresando, algunas de las comodidades dadas para el feto pueden resultar comprometidas para la integridad de la espina dorsal y sistema nervioso de la madre. Así mismo, el embarazo es un proceso dinámico de numerosos cambios que tienen lugar en un relativo corto plazo. Estos cambios deberían de hacer primordiales las visitas regulares al quiropráctico, junto una alimentación sana, equilibrada y ejercicio moderado.

La Quiropráctica ayuda a las mujeres y a recuperarse, mantenerse en su mejor nivel de salud, antes, durante y después del embarazo.